Una hermana Oblata escribiendo en un cuaderno

Padre Prévost: Causa

La causa de beatificación y de canonización
del padre Eugenio Prévost

Durante su vida, el padre Prévost ya era considerado como un santo por muchas personas que lo conocieron. Inmediatamente después de su muerte, un médico de Angers extrajo su corazón, conservado por sus hijos espirituales como recuerdo precioso de “ese corazón que tanto amó a los sacerdotes”, como lo habría declarado el padre Juan Bautista Lemius, oblato de María Inmaculada y famoso predicador de inicios del siglo XX. Los enfermeros presentes, religiosos de San Carlos de Angers, conservaron cuidadosamente los lienzos embebidos de la sangre del fundador. En mayo de 1951, uno de estos lienzos fue colocado bajo la almohada de un sacerdote francés ya resignado a morir en el transcurso de esa noche, según la opinión de los médicos: él sobrevivió, muriendo en 2008 a la edad de 96 años, siempre agradecido por la intercesión del padre Prévost.

Ese año, 1951, marcaba el 50 aniversario de la fundación de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania y el 5° aniversario del deceso del fundador. Ese mismo año, la publicación de la primera biografía del padre Prévost, obra del padre Jorge Lapointe, fue publicada; y se realizaron los primeros trámites oficiales para abrir la causa del fundador con la nominación de un primer postulador, el padre Carlos Garceau. Él hizo publicar una imagen de oración pidiendo la glorificación del padre y al año siguiente, un boletín relatando los favores obtenidos por los amigos y benefactores. En 1955, dicho boletín se convierte en una publicación periódica, Los Amigos del Padre Prévost, que en 2000 pasa a llamarse Los Amigos de Betania. En 1961, el cuerpo del padre Prévost fue llevado de Francia a Canadá y sepultado en una cripta construida especialmente para él en el Cenáculo de Point-du-Lac. La venta del Cenáculo provoca el traslado del cuerpo del fundador al pequeño cementerio comunitario.

Desde 2000, las Oblatas de Betania son responsables de la causa del padre Prévots. Ellas han confiado el trámite al Dr. Andrea Ambrosi, postulador, abogado de Roma especializado en las causas de los santos. De acuerdo con su pedido, el 4 de julio de 2012, Monseñor Luc Bouchard, obispo de Trois-Rivières, abrió oficialmente el proceso diocesano que procura la beatificación y la canonisación del padre Eugenio Prévost. Este proceso fue finalizado el 28 de junio de 2014. Sin prejuzgar las decisiones de Roma, las Oblatas continúan pidiendo al Señor, si es su voluntad, que un día, ellas, los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal y los miles de amigos del padre Prévost puedan no solamente inspirarse de su ejemplo, sino invocarlo.





¡Pasos superados en
el trámite para la Causa!

Queridos amigos y amigas de Betania,
La redacción de la Positio sobre la vida, las virtudes y la reputación de santidad del Servidor de Dios, el padre Eugenio Prévost, alcanzó una nueva etapa. Casi cerca de la mitad del recorrido, la redacción continua en Roma, bajo la responsabilidad del Postulador, abogado Andrea Ambrosi, y bajo la dirección del Relator, el padre Joseph Kijas, franciscano conventual. Por mi parte, aportaré mi colaboración según las necesidades y continuaré actuando a título de vice-postuladora de la Causa.

Por otra parte, el expediente de la presunta curación atribuida a la intercesión del Padre Prévost avanza bien. Ustedes ya saben que el expediente de la Encuesta diocesana fue depositado en la Congregación para las Causas de los Santos y que la Congregación reconoció su validez jurídica el 6 de mayo de 2016. Desde entonces, todas las Actas de esta Encuesta han sido traducidas al italiano en vista de las etapas subsecuentes, de las cuales la siguiente será el examen del expediente por los siete médicos de la Consulta médica. Corresponderá a este comité proclamar el carácter extraordinario de la curación, bajo tres criterios bien precisos: curación instantánea, completa y durable. De mi parte, ¡continúo con mucha confianza!

Esas fueron las últimas noticias concernientes al avance de la Causa en su fase romana. Continuaré informándoles a medida que este proceso evolucione.

En unión de oración con ustedes.
Suzanne Allard, s.a.s.v.




La investigación sobre un presunto milagro progresa

En una Causa de beatificación, dos investigaciones diocesanas deben llevarse a cabo: una sobre la vida, virtudes y la reputación de santidad del Servidor de Dios, y otra sobre un presunto milagro (curación) atribuido a su intersección. Para la Causa del padre Eugenio Prévost, la primera investigación diocesana se realizó en la ciudad de Trois-Rivières del 4 de julio 2012 al 28 de junio de 2014.

Más o menos al mismo tiempo, entre 2013 y 2014, se desarrollaba en otra diócesis la investigación sobre un presunto milagro atribuido a la intersección del padre Prévost. Las Actas de dicha investigación fueron enviadas a Roma, en donde fueron examinadas. Por razones de confidencialidad, no podemos revelar los detalles de esta investigación. Sin embargo, ¡podemos alegrarnos por el hecho que el valor de los documentos enviados a Roma es oficialmente reconocido!

En efecto, el 6 de mayo pasado la Congregación para las Causas de los Santos emitió un decreto proclamando la validez jurídica de las Actas de la investigación diocesana sobre ese presunto milagro. Como en el caso de la investigación en Trois-Rivières, este decreto significa que las normas canónicas fueron fielmente seguidas, y que la consistencia de las pruebas, así como el número y la calidad de los testimonios recogidos, son suficientes para que la investigación pueda continuar en Roma.

El decreto no quiere decir que esa curación sea considerada como un milagro. ¡Falta todavía superar otras etapas para llegar a ello! Pero el decreto del 6 de mayo representa un paso más en el camino de la Causa del padre Eugenio Prévost. Agradezcamos por ello al Señor, y continuemos a confiarle nuestras peticiones por la intersección del buen padre Prévost.




Etapas cruciales han sido superadas

Toda Causa de beatificación y de canonización comprende una fase diocesana y una fase romana. La fase diocesana de la Causa del padre Eugenio Prévost terminó el 28 de junio de 2014. Los documentos producidos en esa ocasión, llamados Actas de la investigación diocesana, forman muchas miles de páginas reproducidas en tres ejemplares. La primera serie es conservada en los archivos de la Diócesis de Trois-Rivières (foto 1); las otras dos, llenan seis cajas (foto 2) que fueron encaminadas a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma.

La apertura de las cajas, el 20 de enero de 2015, marcó la primera etapa de la fase romana de la Causa del padre Prévost. En ese momento, las Actas fueron examinadas por el oficial responsable de la cancillería para una primera verificación técnica: para cada uno de los dos ejemplares se asegura la integridad de los sellos, de los documentos y de la numeración de páginas. Enseguida, cada serie de documentos es dividida en once volúmenes unidos con una tela blanca, el color reglamentario para las Actas de la investigación diocesana. La primera serie, conocida en latín como Transumptum (transcripción), será conservada en los archivos de la Congregación. La segunda, llamada Copia pública (foto 3), servirá de instrumento de trabajo al postulador y al relator.

La segunda etapa de la fase romana es el reconocimiento de la validez jurídica de la Causa. Con el fin de asegurar que todas las normas concernientes a la investigación diocesana fueran seguidas, se verificó el aspecto formal de las Actas; es decir, la consistencia de las pruebas, el número y la calidad de los testimonios y de los documentos recogidos. Esta etapa estuvo bajo la responsabilidad del sub-secretario de la Congregación. Él hizo y presentó un reporte del estudio realizado al Congreso ordinario del dicasterio, reunión en donde están presentes el prefecto, el secretario y el sub-secretario de la Congregación, el promotor de la fe y el relator general, así como todos los responsables de los diferentes oficios de la Congregación. Estas personas debían pronunciarse sobre la conformidad de las Actas de la investigación a las normas que las rigen. Con el visto bueno del Congreso, el decreto de validez jurídica es emitido. En el caso de la Causa del padre Prévost, la respuesta AFIRMATIVA fue dada el 4 de febrero de 2016.

Los tiempos entre las diferentes etapas pueden parecer largos, sobre todo para los Norteamericanos habituados a la eficacidad y a la rapidez, pero eso se entiende si uno tiene en cuenta el importante número de Causas en marcha. Por ejemplo, entre enero y comienzos de marzo 2016, 115 Causas fueron estudiadas por la Congregación.

La tercera etapa de la fase romana es la nominación de un relator y de un colaborador externo. El relator, escogido entre los cinco que trabajan en la Congregación, es responsable de la Positio; es decir, del documento sometido a la Congregación con el fin de demostrar que el Servidor de Dios, habiendo practicado las virtudes cristianas de manera heroica, es digno de ser reconocido venerable. A comienzos del mes de mayo de 2016, el prefecto de la Congregación nombró como relator para la Causa del padre Prévost al padre Zdzislaw Kijas, franciscano conventual polaco. Ordenado padre en 1986, él fue presidente de la Facultad de teológica pontifical San Buenaventura (Seraphicum) de 2005 a 2010, año en el que se unió a la Congregación para las Causas de los Santos como relator. El colaborador externo, directamente encargado de la redacción de la Positio, será una colaboradora, yo misma, Suzanne Allard, religiosa de las Hermanas de la Asunción de la Santa Virgen de Nicolet. Con el fin de prepararme para mi trabajo, acabo de terminar un curso de cinco meses en Roma. Con mis 90 colegas de estudio, presentamos nuestro examen el 27 de mayo, y me encuentro nuevamente en Canadá desde el 8 de junio.

La etapa siguiente de la fase romana será la preparación de la Positio, tarea que efectuaré en colaboración con el postulador, el abogado Andrea Ambrosi, y el relator, el padre Kijas. Oremos para que esta etapa sea rápidamente superada y que la santidad del padre Eugenio Prévost pueda ser reconocida públicamente en la Iglesia.

Sor Suzanne Allard, s.a.s.v.




Cajas que contienen las Actas del proceso diocesano, 
conservadas en los archivos de la diócesis de Trois-Rivières
FOTO I
Las ocho cajas que contienen las Actas de la investigación diocesana,
conservadas en los archivos de la diócesis de la ciudad de Trois-Rivières.




Daniel Robert y Claude Auger, miembros de la 
Comisión histórica, y Sor Marielle Chrétien, c.o.b., con las dieciséis cajas de documentos listas para ser enviadas a Roma
FOTO II
Daniel Robert y Claude Auger, miembros de la Comisión histórica,
y Sor Marielle Chrétien, c.o.b., con las dieciséis cajas de documentos listos para partir a Roma.




Dos de los once volúmenes de la Copia pública de las Actas del proceso diocesano
FOTO III
Dos de los once volúmenes de la Copia pública
de las Actas de la investigación diocesana.




El padre Zdzislaw Kijas, o.f.m.conv., relator de la Causa del padre Eugenio Prévost
FOTO IV
El padre Zdzislaw Kijas, o.f.m.conv.,
relator de la Causa del padre Eugenio Prévost.



Vitral de la iglesia San Miguel, en Leigh Park, Hampshire

Oración para obtener favores por
la intercesión del padre Eugenio Prévost
¡Bendito seas, Señor Jesús! Tú has dado a la Iglesia tu siervo Eugenio, sacerdote, religioso y fundador.Él nos muestra el camino hacia ti. Por tu gracia, bebió en la fuente de la Eucaristía, comunión intensa con tu voluntad salvadora, fe viva en tu presencia activa,esperanza firme en tu Santo Nombre y caridad constante en el compromiso contigo, por el pueblo de Dios y especialmente por los Sacerdotes.Dígnate escuchar, Señor Jesús, Sacerdote Eterno,las oraciones que te dirigimospor la bondadosa intercesiónde tu siervo Eugenio.Amén.

Con la licencia del Obispo de Trois-Rivières:
+ Monseñor Martín Veillette, 2000.