Confíenos sus intenciones de oración
¡Con el padre Prévost, oramos por usted!

Sin importar cuales sean sus necesidades, no dude en compartirlas con nosotras. Con usted, por medio de la intercesión del padre Eugenio Prévost, pediremos a Jesús, Padre Eterno, conceder su pedido de oración.



  • Seleccione
  •  
  • Su nombre es requerido
    Su apellido es requerido
  • Su correo electrónico es requerido
    Su correo no es válido
  • Su mensaje es requerido

* Todos los campos son requeridos.


Orar con las palabras del padre Prévost

Oración a Jesús Sacerdote y Victima
Oh Jesús, Sacerdote eterno, enviado al mundo por el Padre para instruirlo, santificarlo y salvarlo, sé la luz de mi espíritu, la pureza de mi corazón y la perfección de mi alma.

Concédeme caminar siempre en la verdad de tus santas enseñanzas, en la imitación de tus sublimes virtudes, en la sumisión a tus divinas voluntades.

Oh Jesús, Sacerdote y Victima, cuyo Sacrificio cruento en la Cruz del Calvario se perpetúa universalmente sobre el altar eucaristico, sé el objeto de mis amoras contemplaciones, de mis constantes acciones de gracias, de mi confianza inquebrantable en tu infinita misericordia.



Ícono de Jesús, Padre y Víctima
Jesús Sacerdote y Victima


Quiero pasar ma vida amándote, honrándote, adorándote imitándote y serviéndote como Sacerdote y como Victima en el Sacramento de tu amor.

Oh Jesús, Sacerdote glorioso del Cordero siempre immolado en la mansión de la gloria, me uno a las adoraciones y a las alabanzas eternas de los ángeles y bienaventurados en la Patria para cantar en el destierro tu amor y tus glorias, esperando que, por tu gracia, yo vaya a confundirme en el cielo con los eligidos para benedecirte y amarte sin fin.

Oh Jesús, mi Sacerdote adorado que el amor del Padre nos dio y que tu amor por nosotros hizo Victima de tu sublime sacrificio, que permaneces perpetuamente a nuestro lado en el Santísimo Sacramento para colmarnos con las gracias de tu divino Sacerdocio, y que serás eternamente en la gloria, la felicidad de los que Tú habrás salvado, Te bendigo, Te adoro, Te amo, y quiero amarte por los siglos de los siglos.

Amén.

Grupo de personas que hicieron 
el retiro del 19 al 25 de julio de 1967



Oración a Jesús por la intercesión del padre Eugenio Prévost

¡Bendito seas, Señor Jesús! Tu has dado a la iglesia a tu siervo Eugenio, sacerdote, religioso y fundador. Él nos muestra el camino hacia ti. Por tu gracia bebió en la fuente de la Eucaristia, comunión intensa con tu voluntad salvadora, fe viva en tu presencia activa, esperanza firme en tu Santo Nombre y caridad constante en el compromiso contigo, por el pueblo de Dios y especialmente por los sacerdotes. Dígnate escuchar, Señor Jesús, Sacerdote Eterno, las oraciones que tu dirigimos por la bondadosa intercesión de tu siervo Eugenio. Amén.

Impresión: +Monseñor Martín Veillette, obispo de Trois-Rivières, 2000