Foto de archivo: el padre Eugenio Prévost 
dialogando con personas desfavorecidas

Letanías

Por un decreto del 30 de mayo de 2013 (Prot. N 1050/11/L), la Congregación para el Culto divino y la Disciplina de los sacramentos autorizó la recitación de letanías de Nuestro Señor Jesucristo, Sacerdote y Víctima, y de las letanías del Santísimo Sacramento; pudiendo ser usadas en público o en privado, incluso ante el Santísimo Sacramento expuesto. Los textos típicos son dados en latín, las traducciones en lenguas modernas están bajo la responsabilidad de las Conferencias episcopales.

El decreto y los textos fueron publicados en la revista Notitiae, vol. 49 (2013), n° 5-6, p. 236-247. La revista incluye igualmente un estudio (p.255-274, en italiano) de dos letanías cristológicas, por Mauricio Barba.

El decreto hace referencia explícita al año sacerdotal (2009-2010) promulgado por el Papa Benedicto XVI, durante el cual reafirmó la Eucaristía como fuente de santificación de todos los fieles, y de los sacerdotes en particular. El estudio recuerda las fuentes bíblicas de esta oración (principalmente Hebreo), su origen (Escuela francesa de espiritualidad) y la importancia que ella tenía para el Papa Juan Pablo II, que no solamente la hizo publicar en su libro Mi vocación, don y misterio (Ediciones Bayard/ Cerf/ Fleurus Mame/ Tequi, 1996), sino que la comentó en su carta a los sacerdotes el Jueves Santo de 1997.

El texto de las letanías de Jesús Sacerdote es casi el mismo que aquel publicado en el libro de San Juan Pablo II, con algunos cambios menores. Reproducimos aquí el texto publicado en el libro (p. 117-125)





Letanías de Nuestro Señor Jesucristo,
Sacerdote y Víctima

Señor, ten piedad de nosotros,
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros,
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros,
Señor, ten piedad de nosotros.

+++

Cristo, óyenos,
Cristo, óyenos.
Cristo escúchanos,
Cristo escúchanos.

+++

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo,
ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad que eres un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

+++

Jesús, Sacerdote y Víctima,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Sacerdote eterno según el orden de Melquisedec,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Sacerdote a quien Dios envió para evangelizar
a los pobres,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Sacerdote que en la última cena instituiste la forma del sacrificio perenne,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Sacerdote que siempre vives para interceder por nosotros,
ten piedad de nosotros.

+++

Jesús, Pontifice a quien el Padre ungió con el Espíritu Santo y con poder,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice tomado
de entre los hombres,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice constituido en favor de los hombres,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice de nuestra fe,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice más glorioso que Moisés,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice del verdadero tabernáculo,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice de los bienes futuros,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice santo, inocente y puro,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice fiel y misericordioso,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice inflamado por el celo de Dios y de las almas,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice perfecto para siempre,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice que por tu sangre penetrase en los cielos,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice que has iniciado un camino nuevo,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice que nos has amado y nos has lavado de nuestros pecados con tu sangre,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Pontífice que te has entregado a ti mismo a Dios como oblación y víctima,
ten piedad de nosotros.

+++

Jesús, Víctima de Dios y de los hombres,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima santa e inmaculada,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima inmolada,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima pacífica,
ten piedad de nosotros.
Jésus, victime d’expiation et de louange,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima de reconciliación y paz,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima por quien tenemos acceso confiado a Dios,
ten piedad de nosotros.
Jesús, Víctima que vives por los siglos de los siglos,
ten piedad de nosotros.

+++

Muéstrate propicio,
Perdónanos, Jesús.
Muéstrate propicio,
Escúchanos, Jesús.

+++

Del paso temerario a las sagradas órdenes,
líbranos, Jesús.
De pecado de sacrilegio,
líbranos, Jesús.
De espíritu de incontinencia,
líbranos, Jesús.
De las ganancias deshonestas,
líbranos, Jesús.
De toda mancha de simonía,
líbranos, Jesús.
De la indigna administración de los bienes de la Iglesia,
líbranos, Jesús.
Del amor del mundo y de sus vanidades,
líbranos, Jesús.
De una indigna celebración de tus misterios,
líbranos, Jesús.

+++

Por tu eterno sacerdocio,
líbranos, Jesús.
Por la santa unción con que Dios Padre te ha constituido sacerdote,
líbranos, Jesús.
Por tu espíritu sacerdotal,
líbranos, Jesús.
Por aquel ministerio con que glorificaste a tu Padre sobre la tierra,
líbranos, Jesús.
Por la cruenta inmolación de ti mismo,
hecha una vez para siempre, en la cruz,
líbranos, Jesús.
Por aquel mismo sacrificio renovado todos los días en el altar,
líbranos, Jesús.
Por aquel divino poder que ejercitas de modo invisible en tus sacerdotes,
líbranos, Jesús.

+++

Para que conserves en santidad y fidelidad al orden sacerdotal,
te rogamos, óyenos.
Para que otorgues a tu pueblo pastores según tu corazón,
líbranos, Jesús.
Para que los llenes con el espíritu de tu sacerdocio,
líbranos, Jesús.
Para que los labios de tus sacerdotes sean fuente de sabiduría,
líbranos, Jesús.
Para que envíes obreros fieles a tu mies,
líbranos, Jesús.
Para que multipliques los dispensadores de tus misterios,
líbranos, Jesús.
Para que les concedas perseverar en el cumplimiento de tu voluntad,
líbranos, Jesús.
Para que les concedas mansedumbre en el ministerio, prudencia en la acción y constancia en la oración,
líbranos, Jesús.
Para que promuevas por medio de ellos la devoción al Santísimo Sacramento en todas partes,
líbranos, Jesús.
Para que recibas en tu gozo a los que te han servido bien,
líbranos, Jesús.

+++

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.

+++

Jesús, Sacerdote, óyenos.
Jesús, Sacerdote, escúchanos.

+++

¡Oremos!
Oremos. Oh Dios, santificador y protector de tu Iglesia, suscita en ella, por medio de tu Espíritu, dispensadores idóneos y fieles de tus misterios, para que, por su ejemplo y ministerio, el pueblo cristiano se encamine bajo tu protección por el camino de la salvación. Tú, que mandaste segregar a Pablo y Bernabé para la misión para la que los habías llamado mientras los discípulos celebraban el culto del Señor y ayunaban, hazte presente ahora en tu Iglesia en oración, y tú que conoces todos los corazones, muestra a quiénes has elegido para tu servicio. Por Cristo nuestro Señor.
Amen.